Empoderando a las Mujeres en las Comunidades Indígenas: SUPRACAFÉ Y AMUCC

Este artículo esta basado en mi conversación sobre "Empoderar a las mujeres en las comunidades indígenas" en el Foro 2017 de la OCDE, Bridging Divides.

Upvote 1 Comment

Café para la paz y el desarrollo. En 1999, durante una de mis visitas a la Cooperativa de Caficultores del Departamento del Cauca (Colombia) me reuní con un grupo de mujeres quienes me trasladaron este impactante mensaje: “Necesitamos ayuda para sacar adelante a nuestras familias, nuestros maridos están muertos o desplazados a causa de la guerra y nosotras, que ahora somos las cabezas de familia, queremos cultivar café para obtener los ingresos necesarios con los que mantener a nuestras familias”.  

Supracafé

Fue así como iniciamos nuestro trabajo conjunto con ellas. Lo primero que necesitaban era conseguir financiar la compra de plantas y fertilizantes. El café necesita tres años desde que se siembra hasta que se recoge la primera cosecha. El primer gran problema al que se enfrentaban entonces, y al que se siguen enfrentado hoy, es la falta de financiación para establecer su pequeña unidad productiva. Créditos imposibles de conseguir o, cuando se consiguen, con tasas de interés tan altas que prácticamente hacen inviable su devolución. Por tanto, lo primero que hicimos fue conseguirles las plantas y los fertilizantes para que establecieran sus cultivos y darles apoyo técnico a través de la cooperativa para su adecuado manejo.

Cuando, meses después, comenzaron a producir café, el problema al que se enfrentaron fue que no tenían las infraestructuras adecuadas para su procesamiento, tales como despulpadoras, fermentadores o patios de secado. Esto implicaba que la calidad de su café se veía afectada. En esta fase nos centramos en conseguir ayudas para la mejora de sus beneficios financiando secaderos parabólicos y mejoras en los procesos. La asistencia técnica y los procesos de sensibilización acerca de la calidad y su impacto en el ingreso eran importantes a medida que el grupo se iba consolidando. De hecho fue en 2002 cuando se estableció legalmente el grupo. En algún momento organizamos un pequeño concurso de calidad entre ellas cuyo objetivo principal era pedagógico, hacerles ver los defectos de su café y las causas de los mismos. En cualquier caso, desde SUPRACAFÉ,  siempre les aseguramos la compra de su café a un precio primado. 

El fortalecimiento del grupo, la consolidación y el empoderamiento del mismo era uno de nuestros objetivos principales. A medida que el grupo se iba consolidando se iban consiguiendo avances importantes. Primero su registro como grupo productor de café de Comercio Justo certificado, posteriormente su certificación para producción de Cafés Orgánicos certificados. El grupo, que al principio necesitaba de mucho apoyo externo para su administración y representación,  se fue consolidando y tomando autonomía. Durante todos estos años han logrado incluir a dos de sus miembros en el Consejo de Administración en la Cooperativa de Caficultores del Cauca, han logrado gestionar su propia administración, montar su pequeño servicio de extensión y asistencia técnica así como un pequeño fondo rotatorio de financiación.

El grupo se preocupa de velar por la calidad de su café y el cumplimiento de sus compromisos comerciales y ha logrado vender el 100% de su producción en los mercados diferenciados. Hoy, la mayor parte del café de Fair Trade que comercializa nuestra empresa es producido por AMUCC, un café de alta calidad del que nos sentimos muy orgullosos.

En estos 18 años de experiencia compartida con la Asociación de Mujeres Caficultoras del Cauca (AMUCC) han sido muchas las satisfacciones y los aprendizajes. En primer lugar hay que tener en cuenta que estos procesos son de medio y largo plazo y, para asegurar el éxito, necesitan un apoyo constante en el tiempo. La situación de partida, con altos niveles de pobreza y violencia, con escasa formación y acceso a servicios básicos como la salud hacen que el enfoque del apoyo deba ser holístico y garantizado en el tiempo. Creo sinceramente que uno de los principales logros de SUPRACAFÉ ha sido acompañar y apoyar al grupo ininterrumpidamente desde el año 1999.

Desde nuestra experiencia es claro que los recursos administrados por las mujeres tienen un mayor y más positivo impacto en las familias, la educación, la alimentación de los hijos y la salud. También, el empoderamiento de la mujer las hace menos vulnerables ante la violencia de género.

Los retos a los que se enfrentan son inmensos, desde la falta de financiación, la escasa asistencia técnica recibida, la necesidad de trabajar en la finca y ocuparse de la  familia al mismo tiempo, la escasa participación en las instituciones y organizaciones gremiales donde se toman decisiones importantes que les afectan, y un largo etc.

Observando los resultados obtenidos durante todos estos años, las mejoras en la productividad y en la calidad, han permitido que los cambios vayan llegando y que, de alguna manera, sean imparables. 

Supracafé

Uno de sus últimos logros ha consistido en formar parte, como socios ordinarios, del primer parque tecnológico del café TECNICAFÉ, un laboratorio de paz e innovación. Estoy seguro que su contribución será determinante para situar a la mujer en el lugar relevante que le corresponde. Sin innovación no hay progreso ni futuro para las nuevas generaciones.  Nosotros seguiremos apoyando decididamente su consolidación, su empoderamiento. En SUPRACAFÉ creemos firmemente que nuestra alianza con el grupo de AMUCC nos fortalece y nos ofrece ventajas diferenciales desde todos los puntos de vista, desde el punto de vista comercial al de la sostenibilidad en el más amplio de sus sentidos.

Queremos saber de ti: ¡comenta abajo!

  • ¿Contribuyen las entidades y empresas administradas por mujeres a un desarrollo social más amplio?
  • ¿Cuál es tu experiencia para conciliar negocios y personas?

Lee el mismo artículo en Inglés

No comments yet.